EL SALMO 23

 

 

El Salmo 23 es uno de los poemas más queridos en toda la literatura. Se recita en el lenguaje de un pastor, pero actualmente se traduce con facilidad al lenguaje de nuestras experiencias y necesidades. Para aquel que se confronta con un reto de salud o de pobreza, este Salmo puede tener estos significados inspirados por fe.

 

 

                                          CURACIÓN

 

 

El Señor es mi salud, no puedo enfermar

El me hace soltar toda tensión.

Me conduce por sendas de paz, en la mente y en el corazón.

El restaura mi deleite por la vida.

El me guía a usar mi cuerpo sabiamente, por amor de su nombre.

Si, aunque esté rodeado de enfermedades o del pensamiento de enfermedad, no he de temer nada, porque Tú estás conmigo… Tu verdad y tú vida me sostienen.

Tú preparas una reserva dentro de mí para afrontar todos los retos de la vida, llenas mi corazón de vida sanadora, mi energía está sin ataduras.

Ciertamente la salud y la alegría me seguirán todos los días de mi vida, y en la conciencia de pureza moraré para siempre.

Amén, amén, amén.

 

 

                                       PROSPERIDAD

 

 

El Señor es mi banquero, mi crédito es bueno.

El me hace descansar en el convencimiento de la abundancia omnipresente.

El me da la llave de su caja de seguridad.

El restaura mi fe en sus riquezas.

El me guía por senderos de prosperidad, por amor de su nombre.

Si, aunque ande en la propia sombra de las deudas, no temo mal alguno, porque Tú estás conmigo.

Tu plata y tu oro son mi seguridad.

Tú me abres el camino en la presencia del cobrador.

Tú llenas mi cartera con abundancia, mi medida rebosa.

Ciertamente el Bien y la Prosperidad me acompañan todos los días de mi vida y haré negocios en el nombre del Señor para siempre.

Amén, amén, amén.

 

 

Adaptaciones del REVERENDO LUIS MOLINARY

Exibições: 35

Os comentários estão fechados para esta mensagem de blog

© 2018   Criado por Fatima dos Anjos.   Ativado por

Badges  |  Relatar um incidente  |  Termos de serviço