LECCIONES PARA LA CUARESMA - SÉPTIMA PARTE - CHARLES FILLMORE

DÍA 35.- Lunes - “LA NUEVA RAZA”

El hombre tiene dentro de sí todas las potencialidades del Ser.- Todos los poderes de Dios son accesibles para él.- Así, el hombre es un muy importante factor en la creación y de él depende conocer su lugar en la obra divina y hacer lo mejor para llevarla adelante.-

Aquellos de nosotros que logramos armonía espiritual en nuestra vida relacionando correctamente el reino interno y externo del Ser, estamos calificados para ser miembros de la Nueva Raza que establecerá el nuevo cielo y la nueva tierra.-

Nunca formaremos parte de la Nueva Raza si desconocemos el Espíritu de sabiduría.- Tenemos que realizar nuestra naturaleza espiritual antes de cosechar sus beneficios.- Levantarnos de la naturaleza carnal a la perfección espiritual no una tarea ni un deber.- Es el máximo privilegio del hombre.-

El verdadero vencedor está calificándose para volverse un miembro de esta super-raza.- Es bueno para uno así cultivar un espíritu como el del niño y dejar toda tensa lucha, aún por cosas espirituales.-

Comprendo como realidad que, como un superador, estoy trabajando también para el mundo entero, estableciendo una nueva conciencia en la raza, “nuevos cielos y una nueva tierra”.-

Afirmo: “La ley redentora de Dios está despertando en mí y soy un nuevo hombre en Cristo Jesús”.-

 

DÍA 36.- Martes - “EL FUEGO DE DIOS”

El día de Pentecostés los apóstoles fueron tocados por lenguas de fuego y llenos del Espíritu Santo.- Para nosotros esto representa la iluminación del pensamiento, porque el fuego de Dios es la Palabra de Dios en acción.- La llama simboliza la intuición.-

Los procesos mentales consumen energía; la intuición, no.- La intuición es el supremo saber que es Dios activo en nosotros; es la sabiduría del corazón.-

Destruye y consume el mal y el error.-

Invitamos “las lenguas de fuego” a tocarnos y limpiarnos cuando vamos al silencio y afirmamos que el Espíritu nos está liberando de la limitación y el error del pensamiento mortal.- No hay nada que temer y sólo bien esperar, cuando nuestra conciencia se centra así en el principio del bien.-

Tengo la seguridad de que no seré parcialmente purificado; que la obra purificadora será completa.-

“Nuestro Dios es el fuego consumidor”; es también vida, amor, sustancia, poder, inteligencia, Verdad.-

En nombre de Jesucristo Afirmo: “El Espíritu Santo relampaguea su limpiadora, purificadora llama a través del alma y el cuerpo del ser y yo soy sanado y perfeccionado”.-

 

DÍA 37.- Miércoles - “COMUNIÓN ESPIRITUAL”

La Última Cena de Jesús y Sus Apóstoles fue el símbolo del paso que estaba próximo a tomar –renunciar temporalmente a Su cuerpo para que la evolución de la raza humana siguiera hacia la perfección.-

El pan de la Santa Comunión simboliza sustancia espiritual; el vino, la sangre de Jesús, la corriente de vida de las ideas en nuestra conciencia que nos purifican y renuevan.- El acto de Jesús compartiendo el pan y el vino con los Doce, simboliza la fusión de la Mente-Padre con nuestra mente.-

Antes de que experimentemos Su perfección, debemos unirnos a Jesús en conciencia en la mesa de la comunión.- Cuando hacemos esto, nuestra mente y corazón se purifican y nuestro cuerpo toma luz viviente.-

Por la apropiación y asimilación de la sustancia y la vida en nuestra conciencia, fundimos nuestra mente con la Mente del Padre y hay una armonización de cada fibra de nuestro cuerpo con el cuerpo de Cristo, que es luz y vida.-

Afirmo: “La pura vida y sustancia de Dios están constantemente renovando y reconstruyendo Su santo templo, mi cuerpo”.-

 

DÍA 38.- Jueves - “GETSEMANÍ”

Getsemaní simboliza el conflicto entre la Verdad y el error; el rompimiento del error y el mal y la victoria de la Verdad.- La raza humana ha sido esclava del error y el mal; las consecuencias de esa servidumbre si continua, son graves.- Jesús comprendió que el hombre tiende a aceptar el pensamiento y la apariencia del error y a aislarse a sí mismo.- Por eso enseñó al hombre como avivar la interna luz de la divina comprensión, la luz que destruye la oscuridad del error.-

Entregar la personalidad, con su consecuente sacrificio de los lazos y posesiones individuales es cosa difícil de hacer.- A pesar de nuestras intenciones, vacilaremos y volveremos atrás, desanimados por el aparente costo, a menos que podamos decir como Jesús: “Hágase no mi voluntad, sino la tuya”.-

Preparo mi conciencia para recibir nuevas ideas.- Digo con Jesús: “No mi voluntad, sino la tuya”.- Percibo que una nueva inspiración está fluyendo invariablemente en mi conciencia mientras Afirmo: “Los viejos pensamientos erróneos han pasado.- Soy una nueva criatura en Cristo”.-

 

DÍA 39.- Viernes - “CRUCIFIXIÓN”

Charles Fillmore explica al escribir sobre la Crucifixión: “Cristo encarnado en Jesús, ofreció su cuerpo como vida o transformador eléctrico.- Las unidades atómicas de su cuerpo fueron separadas y regadas como puntos de vida y luz en la atmósfera de nuestra mente y nuestro cuerpo, con el fin de que cualquiera que concentre su pensamiento en Cristo con fe, atraerá como imán espiritual uno o muchos de los átomos de Su cuerpo”.-

“Así, Jesús dio Su vida y sustancia corporal como una especie de transfusión de sangre a una raza agonizante y la agonía en Getsemaní fue la contemplación del arrancamiento del ego central de los trillones de vivientes electrones, protones, átomos, moléculas y células que componían Su organismo…

Es nuestro privilegio apropiar e incorporar estos preciosos elementos en nuestra mente y cuerpo”.-

Niego el yo personal para poder unirme al impersonal.- Renuncio a lo mortal para lograr lo inmortal.- Disuelvo el pensamiento del cuerpo físico para poder realizar el cuerpo espiritual.- Este es un proceso mental con efecto físico.-

Afirmo: “Sí, aunque ande por el valle de sombra de la muerte, no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me confortan”.-

 

DÍA 40.- Sábado - “DESCANSANDO EN DIOS”

Los tres días de Jesús en la tumba de José de Arimatea representan los tres pasos en el vencimiento del error; no resistencia, tomar la actividad divina y cumplimiento de la divina voluntad.- Cada uno de nosotros debe dar estos pasos en su propio desenvolvimiento.-

En nuestro desenvolvimiento finalmente llegamos a un punto en el que parece no haber progreso.- Esto debemos considerarlo como “descansar en Dios”.- El continuo progreso no es posible ni deseable.- Como un ejército victorioso, el individuo necesita en su jornada, tiempo para consolidar sus ganancias, para juntar nueva fuerza, para el avance futuro.- Estos periodos de descanso y renovación, son útiles también, porque nos permiten medir el pasado progreso y reconsagrarnos en el futuro.-

El hecho de que no siempre vamos hacia delante no implica que debemos a veces deslizarnos hacia atrás.- La Verdad en nosotros nunca está ociosa, sino siempre activa en silencio.-

Hoy comprendo como realidad que la levadura “que fermenta toda la masa” es la Verdad.- La palabra de Verdad dentro de mí no está ociosa, sino extendiéndose silenciosa de un punto a otro.- Este proceso continuará hasta que mi conciencia entera sea vitalizada por el Espíritu Santo.-

Afirmo: “Descanso en la conciencia de vida y fortaleza eternas y soy hecho perfecto”.-

 

Domingo de Pascua - “LA RESURRECCIÓN”

Pascua florida es el símbolo de la suprema hazaña de Jesús -Su victoria sobre la muerte.- Su Resurrección tiene lugar dentro de nosotros, cada vez que nos elevamos a la realización de la vida del Padre que vive dentro de nosotros.- “La mortaja de los sentidos mortales, que son los pensamientos de limitación e inevitable obediencia a las leyes materiales, son dejadas en la tumba de la materia”, dice Charles Fillmore.-

Pero una Resurrección mayor es aún posible.- Podemos salvar nuestro cuerpo de la muerte, cuando en verdad lo vemos como el templo mismo de Dios.- La curación que conocemos ya, es causada por la divina idea de perfección.- Nuestro cuerpo material tiene esta divina perfección dentro y alrededor de él.-

Cuando aprendemos que en realidad no hay separación, que nuestro cuerpo es verdaderamente espiritual, seremos libres de todo pecado, enfermedad y muerte.-

Hoy la luz de la Verdad está iluminando mi mente y me levanto en la majestad de mi divina filiación, proclamándome hijo del Altísimo, libre de toda creencia en el pecado, la enfermedad y la muerte.-

Afirmo: “En unidad con Cristo se que soy resucitado a la vida, luz y poder de Dios”.-

 

 

 

 

 

 

Exibições: 12

Os comentários estão fechados para esta mensagem de blog

© 2018   Criado por Fatima dos Anjos.   Ativado por

Badges  |  Relatar um incidente  |  Termos de serviço